Desde una muy temprana edad mi sueño siempre fue estudiar en el exterior y cuando se acercaba el momento de graduarme del colegio no dudé en intentarlo. Sin embargo, como estudiante colombiana no conocía mucho acerca de cómo funcionaba el proceso de admisión en una universidad en Estados Unidos, razón por la cual decidí buscar asesoría en este importante proceso. Acudir a FOSEAS resultó ser de gran beneficio para mí, desde la primera conversación me quedó claro cómo funcionaba en primera instancia el proceso de admisión en una universidad de Estados Unidos y cuáles eran los pasos a seguir.

El primer paso fue decidir a qué universidades aplicar entre una lista de universidades que se adecuaban a mis características y necesidades (carrera, lugar, tamaño, precio, etc.) Después de haber elegido a las universidades a las que iba a aplicar empecé a prepararme para uno de los factores más importantes en este proceso, el SAT. FOSEAS fue de gran ayuda ya que me especificó cuál era el puntaje que debía alcanzar y cuáles eran las estrategias que debía usar, además, me facilitó varias herramientas como Khan Academy y los practice tests de College Board. Luego de esto, empecé a escribir los distintos ensayos que pedía cada universidad, de igual manera recibí asistencia por parte de FOSEAS en la parte de edición y estructura, esto fue de gran ayuda ya que no estaba familiarizada con la forma de los ensayos que piden las universidades.

De manera alterna a la escritura de los ensayos y de mi preparación para el SAT, tuve que conseguir varios documentos importantes que requerían las universidades, tales como, mi GPA, hoja de vida, cartas de recomendación, traducciones oficiales y formas a llenar por parte de mi colegio. Mi colegio no estaba familiarizado con este tipo de documentos, entonces FOSEAS se comunicó directamente con ellos lo cual hizo todo más rápido y efectivo. Una vez reuní todos los documentos requeridos, se los envié a FOSEAS directamente y se encargaron de mandarlos a las distintas universidades, además de eso, por ser estudiante internacional mis notas debían ser convalidadas, entonces también tuve que mandarlas a la compañía que se encarga de eso directamente en Estados Unidos. Una vez todos los documentos fueron enviados a las universidades, FOSEAS me fue notificando que sucedía en cada universidad, si se necesitaban más documentos, si se necesitaba hacer correcciones y si ya habían recibido los documentos que se habían mandado previamente.

Luego de ya tener todo listo solo faltaba esperar la respuesta de las universidades, este es un proceso que toma bastante tiempo por lo que tuve que aplicar para un año después de la fecha de mi graduación, sin embargo valió la pena la espera. Hasta el momento he sido admitida en tres de las cinco universidades que apliqué, me han ofrecido becas en dos de ellas. Aún sigo esperando a las dos que faltan, no obstante sabiendo que tuve una excelente asesoría por parte de FOSEAS y que las aplicaciones se hicieron de la mejor manera posible no tengo dudas de que los resultados serán muy positivos.